Skip to main content

Envejecimiento en las comunidades de COLORado

In English


Para el 2050, se espera que el número de adultos mayores en Colorado se duplique a 1.7 millones.

Eso es más que las poblaciones combinadas de Denver, Colorado Springs y Aurora.

A medida que los Coloradenses se preparan para atender las necesidades de los adultos mayores, es importante recordar que los adultos mayores no son iguales. Las intervenciones y programas deben adaptarse para satisfacer las necesidades específicas de las comunidades de color.

Demografía de la comunidad de color de adultos mayores

Uno de cada siete Coloradenses (13.8 por ciento) tiene una edad de 65 años o más. Esto cambiará a uno de cada cinco para el 2050. Y los adultos mayores de Colorado en 2050 tendrán un aspecto diferente a los de hoy.

La mayoría (83.5 por ciento) de la población adulta actual es blanca sin origen hispano. A nivel nacional, el 80 por ciento de los adultos mayores son blancos sin origen hispano.

Los Coloradenses hispanos de 65 años y más conforman el 10.8 por ciento de la población adulta mayor de Colorado. Los asiáticos americanos y los afroamericanos conforman el 2.4 por ciento y el 2.7 por ciento, respectivamente.

En el 2050, de hecho, proyecciones nacionales estima que la población blanca sin origen hispano de 65 años y más disminuirá a 59 por ciento.(1) Las personas de color actualmente conforman el 20 por ciento de la población de 65 años o más. Para el 2050, esto cambiara a casi el 42 por ciento. Colorado vera cambios similares.

Estos cambios demográficos cambiarán el aspecto de los cuidados al envejecer. Los programas del estado tendrán que ser adaptados para satisfacer las necesidades de la diversa población que envejece.

Las implicaciones de salud y finanzas del envejecimiento

Cuando los adultos mayores están sanos, pueden ser independientes, seguros y productivos. Pueden seguir viviendo en su propia casa, trabajando o haciendo voluntariado, y socializando.

La encuesta de evaluación de la comunidad 2018 para adultos mayores (CASOA), que estudia a adultos de 60 años y más seleccionados al azar en Colorado, encontró disparidades de salud entre los encuestados hispanos y no hispanos. Menos encuestados hispanos calificaron su salud como buena o excelente (63 por ciento) en comparación con sus homólogos no hispanos (75 por ciento).

A pesar de las opiniones autoreportadas sobre la buena o excelente salud, alrededor [EC1] del 80 por ciento de los adultos mayores que son beneficiadores de Medicare tienen al menos una enfermedad crónica y el 70 por ciento tiene al menos dos, según el Consejo Nacional Sobre el Envejecimiento. El manejo de enfermedades crónicas en adultos mayores es importante para envejecer saludablemente.

Las personas que ayudan a los adultos mayores a manejar sus enfermedades crónicas y mantenerse sanas son a menudo otros miembros de la familia, conocidos como cuidadores informales. El cuidado informal puede implicar llevar a un ser querido a una cita con el médico, ayudarles a hacer recados o alimentarlos y bañarlos. A los cuidadores informales no se les paga por estas actividades.

Los Coloradenses hispanos son más propensos a servir como cuidadores informales que otros Coloradenses. El CASOA encontró que uno de cuatro (25 por ciento) adultos mayores recibieron asistencia de alguien, mientras que alrededor de dos en cinco (44 por ciento) proporcionaron la atención ellos mismos y pasan nueve a 12 horas a la semana proporcionando ese cuidado.

El cuidado informal desempeña un papel importante al permitir que los adultos mayores envejezcan en su comunidad y da una alternativa asequible a comparación de la atención formal en el hogar. El costo promedio de un ayudante de salud en el hogar en Colorado es $4,910 por mes.

Las familias ahorran dinero mediante el uso de cuidados informales, pero también pagan un precio, en términos de salarios y beneficios perdidos, gastos y costos médicos al cuidador. En Colorado, ese costo para los cuidadores asciende a $4.4 billones por año según un modelo desarrollado por el Instituto de Salud de Colorado. El cuidado informal también puede conducir a agotamiento del cuidador, conflictos familiares, mala salud mental y hacinamiento sin el apoyo y los recursos apropiados.

Estos costos caen de manera desproporcionada en las personas de color, que son más propensos que los Coloradenses blancos a ser cuidadores informales.

Las razones mayores del uso de los cuidados informales entre las personas de color en Colorado podrían incluir factores culturales que valoran la reciprocidad familiar junto con el racismo sistémico que crea más barreras para el acceso a servicios de atención formal de calidad.

¿Cómo se prepara Colorado para servir a sus comunidades envejeciendo?

Los cambios demográficos de Colorado han impulsado la acción. En 2012, el ex gobernador John Hickenlooper creó la Oficina de la Comunidad Viviente dentro del Departamento de Política y Financiamiento del Cuidado de la Salud de Colorado para satisfacer las necesidades de servicios y apoyos a largo plazo para las personas con discapacidades y adultos que envejecen.

En 2015, la legislatura creó el Grupo Estratégico de Planificación de Acción Sobre el Envejecimiento para examinar los cambios demográficos y lo que eso significa para los adultos mayores y el estado. Más recientemente, en 2018, la Iniciativa de Colorado Para Toda la Vida fue creada para permitir a los adultos mayores permanecer en su propia comunidad mientras mejoran sus vidas, fortaleciendo a las familias y ahorrando dinero.

A pesar de estos esfuerzos, ninguno de ellos está dirigido específicamente a las comunidades de color. Sin embargo, otras iniciativas en la comunidad apoyan el envejecimiento de las personas de color, como la Ola de Edad Latina de Colorado, que apoya el bienestar del crecimiento de la población de adultos hispanos. El Centro Asiático y Pacífico del Desarrollo proporciona recursos para el bienestar de los adultos mayores, específicamente para la salud mental. Tales organizaciones son líderes en la comunidad por la creación de programas dirigidos e intervenciones para servir a las comunidades de color.

Los números muestran que Colorado necesitará muchas más de estas iniciativas. Es necesario desarrollar estrategias efectivas para atender adecuadamente las necesidades de las comunidades de color en Colorado.


(1) Rote, s. m., & Moon, H. (2018). Diferencias raciales/étnicas en la frecuencia de cuidados: ¿es importante el estado de inmigrante? Revistas de la serie B de Gerontología: ciencias psicológicas y ciencias sociales, 73 (6), 1088 – 1098.